Páginas vistas en total

domingo, 12 de enero de 2014

Reina Nocturna.




Desenredo mis pensamientos
amortajados en las secuelas
de tiempos lerdos y secretos
que revolotean como aves.

Deposito mis labios con mi verso
en cada parte de tu cuerpo
que me hipnotiza en su camino
donde escribo mis poemas.

Esa piel tuya que me alimenta,
que me hace enloquecer
y perder mi reverencia tu deidad
inmaculada, llena de sabores.

Deja que mis manos amolden
como arcilla en mi pedestal
ese cuerpo perfecto,
lleno de selva y mar.

Deja que mis palabras se aniden
entre esas largas piernas
que me abrazan en las noches
susurros de flores nocturnas.

Deja que la añoranza de tus labios
escriba este lamento de no tenerte,
deja invadir tus sueños náufragos
en la eternidad de mis mundos ciegos.

Deja que mis letras te cubran,
te acaricien en su dulce velo
y podamos escapar entre las nubes
a este mi lecho de musgo y helecho.

Deja reina mía poseerte en la penumbra
deja que esta taciturna madrugada
se encrespe de tu fragancia
y yo muera en tus brazos.

José Flores.

1/12/14.