Páginas vistas en total

jueves, 24 de noviembre de 2011

Sirena.

 Despréndete de tus ropas a la orilla del mar,
Deja que las olas jueguen su amor en tu piel,
Permite que la brisa molde tus de tu cuerpo
De bella sirena que regresa a su reino.

Deja que mis manos te tomen por última vez,
De este gitano que llena sus lunas,
Con los versos que recita en tu oído,
Por las noches azules de recuerdos,

Permite a tu esclavo decantar sus pasiones,
En el torrente de besos que impregnan tu piel,
Antes que el mar te leve entre sus brazo,
Y ya no pueda tatuarte mis deseos.

Déjame mi bella sirena de mares profundos,
Que se fuguen contigo en tus entrañas,
Mis recuerdos y mis sueños de estas noches,
Que entregaba mis caricias a lo largo de tus piernas,

Ven que mis brazos te arropen en los amaneceres,
Y mi calor te lene en las noches frías de luna,
Mientras la miramos como nos baña con su manto,
Cubriendo nuestro amor de madrugadas infinitas.

Toma mi bella sirena, toma entre tus manos,
Este corazón latiente y deja mi cuerpo,
Solamente con tu luz para su sustento,
Hasta el día que regreses por el horizonte.

Y mis brazos te protejan nuevamente,
Levantándote en ellos y depositándote,
En tu lecho de reina de mis sueños,
Donde seré tu fiel siervo de desvelos.

José Flores.
11/24/11.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Beberé de Ti.

 Bebo pausadamente
De la copa de tus esperanzas,
Decanto cada una de tus lágrimas,
Degustaré de tus alegrías
En cada noche que te invoque,
Mis labios se impregnaran de tu savia,
De los momentos de tu clímax,
Me embriagare con tu esencia,
Con tu dicha filtrada a través
De tus pechos airosos,
Llenos de júbilo de ser amados,
Despierto mis sentidos
Del crudo invierno,
Donde se incrustan tus caricias,
De primavera ajena,
Donde el calor que mi corazón reclama,
En sus sueños febriles y proféticos,
Donde secuestro tus deseos,
Llevándolos conmigo a mis noches
De soledad y poder alimentarme de ellos.
Tomo de ti, tus mieles de flor,
Alimentando mis esperanzas de tenerte,
De tomarte en mis ansias y poseerte,
Amarte en el silencio de la noche,
Donde solo nuestros gemidos,
Serán la melodía que acompañe
Cada una de nuestras danzas eróticas,
Te llevare de la mano, tomare tu talle,
Y deslizare mi virilidad en lo intimo de tu ser,
Enlazando nuestras almas en el amor
De nuestras almas.

José Flores.
11/23/11.

En la Penumbra.

Me acerco a ti,
Entre la penumbra de la noche,
Donde la luz de la luna se esparce,
Iluminando taciturna tu piel.

Te tomo del talle,
Mis manos obreras te moldean,
Como su más póstuma obra,
Delineando tus curvas interminables.

Abrazo tu cuerpo frágil de rosa,
Dejando deslizar mis labios
A través de tu cuello,
Donde inicia mi aventura.

Tu cuerpo iluminado con la luz azul,
De la luna que se filtra a través de las ventanas,
Dejando que me guíen como faro en la mar,
Hacia las playas de tus secretos.

Buscare tu tesoro escondido,
En la intimidad de tu ser inmortal,
Donde mis versos se perderán,
Entre tus pliegues más íntimos.

Depositando mi amor en cada letra,
Que alimente tus ansias de mi sexo,
Que abrazas entre tus piernas
De taina en pie de lucha.

Tómame entre tus pechos,
Desbordando tus sentidos en el beso,
De este poeta que enloquece,
En cada minuto que se aleja.

Para poder nuevamente la luz
De tu hermosa figura que enciende
La oscuridad de nuestro lecho,
En la mitad de la noche.

José Flores.
11/23/11.

martes, 8 de noviembre de 2011

Fuga Nocturna.

Enclaustro mis deseos y los anido en tu pecho vibrante,
Mis ansias te recorren frenéticas, a lo largo de tu piel húmeda,
Y mis emociones descargan su pureza entre las líneas del papel,
Llenando de versos el suspiro que de tus labios florece,

Te tomo entre mis brazos de gitano, emprendiendo mi viaje,
Donde llevo los recuerdos de tus labios, tatuados en mi piel,
Resguardando del tiempo tu fragancia de bella sirena,
Y siguiendo la estela marcada por la luna en su peregrinaje.

Mira mi querida sirena de mares cálidos, mira el paisaje de abetos,
Mira como las luces del horizonte se disipan cuando abres tus ojos,
Que adormilados se postran en mi rostro abatido por el viento,
Mira amor los vástagos de mis versos que se siembran en el cielo.

Dejando en cada estrella mí esencia y la puedas mirar,
En las noches de luna azul, recodándote el amor que por ti siento,
Las aves nocturnas cantaran mis versos, y mi voz entre la niebla,
Te guiara como faro en la penumbra, para que llegues a mis playas.

Dónde este gitano de mares remotos, esperara impaciente,
El momento de amarte y llenar mis ánforas de tus mieles,
Y tomarte de la mano, para caminar juntos nuestro destino,
Que el tiempo ha marcado en su sabia memoria.

Ven amada mía caminemos juntos hacia el horizonte, 
Donde los límites no existen, donde el tiempo se detiene,
Donde nuestras almas se unan en su eterno beso,
Mira vida mía como mis carnes se transforman.

Mira como mis brazos te aprisionan dulcemente,
Y dejan salir de mis labios las frases más dulces,
Para abrigarte con ellas y acariciar tus deseos,
Y besare tu piel con la caricia de mis manos.

José Flores.
11/08/11.
Fuguémonos vida mia!.