Páginas vistas en total

sábado, 14 de diciembre de 2013

Tu Cuerpo.


 Obra más majestuosa
creada con mano divina,
dando la síntesis creativa
del universo en el vientre.

Hermosas líneas trazadas
en la piel suave y crispada,
dando lienzo abierto
a los dedos artesanos

Tu cuerpo papiro infinito
llenando de sueños mi mundo
mágico y sinuoso,
llenándolo de tu luz.

Mujer dame tus labios
para beber de tu esencia
para llenarme de tu savia
déjame nutrirme de ti.

Dulce aroma de flor silvestre,
helechos alfombrando
depositas tus pies
acariciando la tierra.

La suave arena
acaricia tu cuerpo sacro,
mis manos profanas
entregan su dote.

Heme arrodillado a ti
hermosa mujer,
heme ante ti adorándote
y amándote amor.

José Flores©.

12/14/13.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Sirena Nórdica.



Mi cuerpo extraña tus manos,
esos momentos que me estremezco
encontrando la suavidad de tus dedos
recorriendo mi torso desnudo.

Sentir como tus dedos atrapan
uno a uno de mis suspiros,
entrelazados en el vapor
de la mañana que se filtra.

Siento la tibieza de tu cuerpo,
bella sirena que llegas
arrebatando mis penas
y delegando tus misterios.

Miro tu cuerpo crispado de rocío
tus brazos me arropan del frio,
en esta trementina de tenerte
en el ocaso del otoño.

Déjame perderme en los abismos
de tus mares profundos,
deja que este mortal se mimetice
entre el musgo y las estrellas.
 
Deja que mi virilidad se adentre
en la profundidad de tus deseos,
deja que mis manos se apoderen
de estos sueños de ti, de tu lecho.

Deja a este náufrago develar
aquellas de tus ensoñaciones
profanando los misterios
que me embargan mis ansias,

en cada una de las mamparas
del tiempo que se detiene
para entregarme a tus manos
y perder mi cordura por completo.

José Flores.

12/13/13

viernes, 15 de noviembre de 2013

Susurro Del Viento.



Hoy me encontré 
entre el caos de mis letras
somnolencias, despertares, 
acrílicos colgados, 
recuerdos en el muro, añoranzas,
camino solitario
con el viento en contra;
el frio hiere mi piel
como dagas de otoño
cayendo las hojas de los arboles
frenéticas, dejando a la deriva
su alfombra roja
escucho el viento
susurrando tu nombre
mientras la luna acaricia
esta ensoñación de ti
miro los arboles mutilados
tiritando en la oscuridad
que se amedrantan
al ver las estrellas
que resplandecen en la claridad
de la noche que ostenta mi soledad.
Despierta bella flor del crepúsculo,
despierta y enrédate entre mis brazos
aguijonéame con tus espinos
segregándome tus esperanzas.
¿Qué hago con estas caricias que caen
como hojarasca en tu piel sedienta
y llena de promesas de lunas pardas?
¿Qué hago con estos besos escritos
y sepultados en la soledad de este lecho
que aun huele tu aroma
y que siente la tibieza de tu cuerpo?
¿Qué hago con mi voz
si estos versos no encuentran
su eco en tu corazón?
¿Qué hago con mis letras
si ya no se escriben en tu piel?
¿Qué hago con mis besos
que ya no encuentran tus labios?
¿Qué hago con esto
si tus recuerdos se van
entre la niebla y el tiempo…?

José Flores©.

jueves, 14 de marzo de 2013

Soy Tuyo.


Nunca te conocí,
sin embargo te pertenecí.

Te perteneció mi amanecer
y las mañanas somnolientas.

Fueron tuyas mis noches,
donde contaba tus constelaciones.

Y mis caricias nocturnales
fueron tuyas en la pleamar.

Fueron tuyos mis suspiros
en las alboradas de la noche.

Nunca te conocí,
sin embargo mis labios te amaron.

En la eternidad de mis pensamientos
donde tu sonrisa invadía mis tormentos.

Te pertenecí en el secreto murmullo,
allí donde tu corazón dejó su nido.

Te dejo mis pertenencias,
mi corazón, mi alma, mis versos.

A ti que nunca te conocí,
sin embargo siempre en mi estas.

©José Flores.
3/14/13.

lunes, 11 de marzo de 2013

Pecado Eterno.




Permíteme deslizar mi mirada en tu piel,
deslizar estas ansiedades de amaneceres inertes,
poder acurrucar mis ensoñaciones en tu pecho
y saciar esta sed que tengo de tus besos.

Permíteme perderme en tu instinto,
en esos remolinos de tiempo sin tiempo,
en esa mazmorra de lino que me envuelve
en cada mañana somnolienta de caricias.

Soy el poeta que desmaya sus letras
en tu cortina desmesurada,
soy el poeta que devela una a una sus palabras
haciendo eco en las paredes de tu alcoba.

Llenaré tus emociones febriles
de amaneceres lerdos,
eres culpable de mis arrebatos
y de esos quebrantos de invierno.

Eres culpable de mis sentires
atormentados de tu ausencia,
soy esclavo de tus pesares nocturnales
y el amante furtivo en las noches serenas.

Soy el pecado que nace en tus manos,
soy el tintero del corazón que colapsa
en cada mañana de primavera
esperando impaciente la caricia eterna.

Sentir tu dulce mirada que se postra en mi piel,
en esta encrucijada de la vida
donde se respiran las azucenas
en el jardín de tus recuerdos.

Llena mis días con tu aroma
y deja que mi mente viaje
en la infinidad de tus sueños
para perderme en tu destino.

©José Flores.
3/6/13.

viernes, 1 de marzo de 2013

Musgo y Mar.



Eres el agua ancha que recorre mis pensares,
aroma a helecho y musgo encarnando mis pesares,
donde mi mente desmenuza tus andares,
 ven sirena mía llena con tu canto mis pesares.

Hermosa afrodita que tus amores decantas
hazte presa mía en esta tertulia de alabanzas,
dejando mi mente diurna encuentren esperanzas
de sueños húmedos de otoño  en las regatas.

Siente vida mía  que el tiempo apresura
derramando sus cuitas en la espesura
de bosque marino de bella hermosura
donde tus manos colorean el aura.

Ven amada mía llena con tus cantos
estos oídos sordos a los reclamos
pájaros trinando sus canticos
a soles diurnos desmembrados.

Toma mi bella dama mis sueños,
tómalos en tu regazo y anhelos
llévalos contigo en tus recuerdos
y ámame en el silencio de los abetos.

José Flores.
2/28/12.

lunes, 25 de febrero de 2013

Encaje Negro.



La luz se filtra ingrávida
en las comisuras de la tela,
secretos emanan entre
la luz y la sombra difuminada.

La profundidad de tus ojos negros
se encalla en mis carnes pétreas,
dejando recorrer sus misterios
en la profundidad de mi memoria.

Las telas traslucidas enmascaran
las líneas de tu cuerpo en ansia,
mis manos te tocan en la distancia,
mimosas enfrentas que acarician.

La sedosidad de tu cabello negro
cayendo como cascada insensata,
incrustándose en mi pecho
en su caricia diáfana como el viento.

Me dejo llevar entre los pliegues
de los encajes de tu vestido negro,
de esa segunda piel que se pega
a tu cuerpo que descansa su sueño.

Déjame ser el vigía en tu vuelo nocturno,
deja ser el artífice de tus ensoñaciones,
ser el que te cubra con sus besos
y te lleve a su mundo secreto.

©José Flores.
2/24/13.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Sendero.




Sigo el aroma a hierba silvestre
dejado en el sendero de tus pasos,
sigo las huellas dejadas en el pedestal
donde tu ser se difumina en el horizonte.

Mis sentidos agudizan su desasosiego,
trepando como yedra los confines
de este mundo que colapsa tu ausencia
entre sombras sinuosas y escurridizas.

Tú aroma esa dulce fragancia a mar,
ese aroma que embruja mi conciencia
raptando mi coherencia en las noches
donde las estrellas se ausentan.

Recorro incansable tus señales dejadas,
recuerdos de noches en vela y recitales
donde mis versos abanicaban sentires
y tus labios declamaban mi nombre.

Hoy en esta penumbra donde tus ojos
son luceros inalcanzables y tenues.
Me entrego en tu recuerdo ambiguo
esperando ser rescatado en tu memoria.

Allende de mis recuerdos de noches
donde el tiempo se detuvo estupefacto
y tus cantos sirénidos envolvían la soledad
recuerdos retoñando en la almáciga.

Y tus suspiros abonando cada semilla
dejada en los senderos donde mis pasos
abandonan sus desesperanzas y lágrimas,
para ser cosechadas por tus manos.

Sigo mi camino, sin pretensiones banales,
dejando mis versos triviales en el limbo,
dejando mis recuerdos en el cielo austral,
dejando tu recuerdo libre en mi memoria.

José Flores.
2/20/13.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Seremos Viento.



Me pierdo en la intensión de tus besos,
en cada suspiro que explota en mi pecho,
declamando tu nombre como soneto
acusando este corazón que colapsa en ti.

Soy el viento que desgarra las indolencias
de este tiempo sin ti, sin tus caricias,
mis mejillas se humedecen en su agonía
encontrando en cada lágrima tu recuerdo.

Mi cuerpo tirita en esta soledad asfixiante,
mis lunas bravas sintetizan sus desvelos
saboreando los residuos de cada beso
sepultados en las coyunturas de mis anhelos.

Soy la tierra que protege tus pies descalzos,
soy la brisa que envuelve tu regazo tierno,
soy el pecado sublime que se posesiona
de tu intimidad en los veranos inertes.

Seremos las hojas que lleva el viento
en esa hojarasca donde los murmullos
saciarán sus ecos en el torrente
que sufragará mis caricias en tu eternidad.

José Flores.
2/6/13.

miércoles, 30 de enero de 2013

Soledad.




Mi piel transpira las secuelas del tiempo,
desertor del mundo me interno al misticismo
donde mis plegarias se confabulan una a una
con los secretos que mi pecho segrega.

Crepúsculo de la vida, antagónico desvelo
de una dicha fugaz en un mundo siniestro,
las gaviotas ausentes en la playa negra
y mis recuerdos desbordados en los mares.

Donde se lavan los pecados de mi pasado,
llevándose en su deriva mi inocencia,
dejándome desnudo en cada amanecer
de una noche desvenada y de pasión.

Me interno en las profundidades de tus mares,
en la intimidad de tus ensoñaciones perpetuas
donde encuentro mi nicho como susurro de viento
dejando mis añoranzas navegando en tus olas.

Amaneceres llenos de remembranzas,
atardeceres en la penumbra de tus brazos
esperando la noche caiga para internarme
en los esteros de tus besos que me hieren.

Esta piel que desangra su pasión de tenerte
solo una noche más donde poder amarte,
un recuerdo de los misterios de tus caricias
que llegan como gaviotas habitando mis playas.

Soy tu recuerdo, tus suspiros, tus lágrimas
que recojo una a una con mis labios
en la ensoñación de tus recuerdos marchitos
por el tiempo que marcha sin temor por tu cuerpo.

Déjame tomarte entre mis olas, déjame llenarte
de caricias inmaculadas, déjame postrar mis ojos
en la intimidad de tu cuerpo para amarlo dulcemente,
para llevarte entre mis recuerdos de amante.

José Flores.
1/28/13.

miércoles, 23 de enero de 2013

Soy Tuyo.



Abrazo tus temores
contra mi pecho desnudo,
haciéndolos míos.

Miro la profundidad
de tus bellos ojos de mar,
cristalinos, profundos,
llenos de amor.

Me desnudo ante ti
dejando mis imperfecciones,
llenándome de tu sonrisa,
que abre mi corazón.

Recito poesía
para endulzar tus oídos,
mi corazón se mimetiza
en cada palabra

llegando a ti,
con al amor que mi pecho
exclama,
grita al viento tu nombre

encontrando eco
en tu piel de nieve,
ah, mi intelecto
alimentándose de ti.

Llenando mis arcas
con  tus aromas,
llenando mis manos,
con tu piel.
  
Soy tuyo,
mis palabras se acotan
en tus ojos
de niña traviesa.

Soy tuyo
dejando desnudo mi cuerpo
en tus manos
de diosa.

Ven a mi amada mía
y vierte tus besos
sobre este mortal
que ha osado mirarte.

Hazme tuyo
para llenar tus caprichos,
para abrazarte
en la penumbra.

José Flores.

viernes, 18 de enero de 2013

La Gitana y El Fauno.



Despierto en el crepúsculo de tu aliento,
deshojando los murmullos de tu pecho
acosado por los tormentos de mis besos
deslizándose como sombras en la penumbra

Los abetos que se abren al paso de mis pies
encontrando el rastro de tus huellas perdidas
en el bosque donde nuestras almas se encontraron
dándose un beso entre el follaje del bosque.

Desmenuzo tu silueta, lánguida como el amanecer,
retomando las perlas de tu sonrisa tierna,
abrazas mis palabras que viajan en el viento y
cantan a través de los arboles sus secretos.

Siente la brisa como lleva mi caricia de otoño,
como la humedad de mis labios se adhieren
a tus pies que descalzos caminan en mis praderas,
siente mis caricias en tu cabello alborotado.

Me aferro a tu cintura traviesa que baila
airosa en el prado de mis recuerdos,
que deja sus pies encajados en mis caminos
donde miras el horizonte y su amanecer.

Déjame amada gitana llenarme de tu aroma
a épocas milenarias, deja que mis ojos se llenen
de tus bailes en el aquelarre de los tiempos,
frente a la hoguera que hechiza mis sentidos.

Seré tu esclavo en la cascada que baña tu cuerpo,
seré el redentor de tus pasiones escondidas
en la profundidad de mis bosques pétreos,
seré tu fauno que deje su magia en tus besos.

Y tú gitana mía, serás la reina de mi bosque,
serás la luz de mis ojos que desvelen en tus sueños,
serás la alegría que llene este bosque milenario
con tus cantos y bailes en el amanecer de mis ensueños.

José Flores.
1/18/13.

lunes, 14 de enero de 2013

Soneto De Un Juglar.



 Porque las secuelas de tu amor,
se filtran entre mis recuerdos
engargolando una a una el sopor
de tu mirada perdida en tus suspiros.

Hermoso sueño bajo los rayos de la luna,
recuentos de un holocausto de caricias
que se desprenden en la brisa de tu laguna,

Deja amada mía que mis manos se posen
encontrando su descanso entre tus poros,
acariciando tu cabello entre el  vaivén
de estos recuerdos que sucumben a tus ojos.

Soy poeta y gitano que lleva su caminar
entre el mundo de luz y sombras,
llevando al mundo tu historia como juglar.

©José Flores.
1/14/13.

jueves, 10 de enero de 2013

Poeta y Musa.




Mis besos como escarcha inundan tus campos,
deslizo mis besos sobre tu cuerpo enardecido
sucumbiendo ante tu deidad de mortales,
dejándome en la deriva del limbo de tu piel.

Desgarro mis secretos de tiempos lejanos,
desprendo mi sentimiento con cuenta gota,
segregando mis estertores poéticos
en cada uno de tus senos que me agotan.

Miro en el horizonte tus ojos perdidos
en esa penumbra buscando mi nombre,
entre las estrellas que acarician tus sueños
abrazando aun el vaho que queda en ti.

Soy la sombra que se desliza en tus manos,
el agua que da forma a tu cuerpo en la playa,
soy el náufrago que exhala su aliento en tu pelo
aferrándome a tus recuerdos y buscándote.

Mi voz susurra en tu oído este poema
que llama a tu corazón mi bella musa,
estas letras que dicen tu nombre secreto
dejando grabado en mi memoria tu aroma.

Me deslizo entre las ranuras de tus persianas,
me filtro entre las comisuras de tus sabanas
dejando que mis manos se deslicen en tu piel
que se crispa en el amanecer de este amorío.

Me perderé en las líneas de tus versos,
que tu cuerpo en si es mi poesía diaria,
llenando mis líneas entre los besos
y las caricias que en ti se encallan.

©José Flores.
1/10/13.

Borrando Tu Pasado.




Dejaré que mi corazón hable,
que mis secretos exploren su libertad,
dejaré que mi sentir vuele hacia tu horizonte,
donde encontraran tus manos abiertas.

Encontraré mi felicidad entre tu pecho
alimentando mis versos con tu savia de amor,
descubriré tus pasiones una a una,
dejándome llevar por tus corrientes profundas.

Amaré uno a uno de tus sueños,
que envolverán mis noches de pasionales
dejando mis versos escritos en tu piel,
arrullando tus emociones en el alba

Permite a este fiel poeta, arrancarte tu pasado
escribiendo un nuevo presente lleno de amor,
escribiendo los capítulos de esta dicha
de caminar juntos tomados de la mano.

Compartiendo nuestras dichas,
mirando el horizonte en cada amanecer
y despidiendo el día en su atardecer
diciendo al cielo nuestro amor.

Dejaremos en la playa escritos nuestros nombres,
y que las olas los lleven consigo en  la marea,
dejando que nuestro amor, acaricie las playas
donde postramos nuestros cuerpos desnudos.

Te tomaré de la mano, no temas nadaremos juntos
por las corrientes febriles de noches insaciables,
desgastando nuestros labios en la eternidad de sus besos,
callando el silencio de la noche de cantos de sirenas.

Ve amada mía escucha, es el canto de mi corazón,
es el sonido que nos llama al amor,
dejando nuestras caricias tatuadas,
en la piel de nuestras almas.




Lléname de ti, de tu fragancia de diosa silvestre,
de taina enarbolando sus sienes con flores,
bella princesa de mares cálidos y noches serenas,
donde mis tempestades encuentran su calma.

Déjame saciar mi sed con tu néctar,
saciaré mis sueños de trotamundos
encontrando mi descanso entre tus bazos
descansando mi cabeza en tu pecho.

José Flores.

jueves, 3 de enero de 2013

El Tiempo.


Hoy empieza el principio de una era
donde dejo mi pasado lluvioso y de sombras,
donde el alba deja asomar en el horizonte
la luz del sol que brilla en mis mejillas.

Miro tus bellos ojos de miel,
llenos de tus lágrimas que corren
de la dicha de ver nuestras huellas,
contando los deseos de fin de año.

Tu mano toma la mía tiernamente,
deslizando tu calor mientras caminamos
hacia el horizonte de un nuevo amanecer,
donde nuestra vida se llena al abrazarnos.

He dejado mis sombras, he desprendido
mi corteza árida llena de crestas,
he dejado mi soberbia en el pasado
y me abrazo a tu fe, a tu amor, a tu recuerdo.

Me lleno de tus suspiros como aliento de vida,
lleno mis amaneceres con la luz de tus labios,
despierto con tu rostro en mi pecho
susurrándote al oído lo mucho que te amo.

Mi nueva era ha comenzado, mis días
de lluvia se han marchado, mi bruma disipado
y me aferro a tus caderas, a tu cuerpo
cubriéndome de tus placeres de hembra.

He dejado mi pasado tortuoso en tus brazos,
dejándome en la deriva de tus ensoñaciones,
desprendiéndome de mis temores de soledad
en las caricias que mis manos profesan a tu bondad.

Hermosa amada mía, deja que mis noches
se llenen con tu luz de luna meridional,
deja que mis manos decanten sus agonías
en la suavidad de tu piel que robará mi vida.

José Flores.