Páginas vistas en total

viernes, 18 de enero de 2013

La Gitana y El Fauno.



Despierto en el crepúsculo de tu aliento,
deshojando los murmullos de tu pecho
acosado por los tormentos de mis besos
deslizándose como sombras en la penumbra

Los abetos que se abren al paso de mis pies
encontrando el rastro de tus huellas perdidas
en el bosque donde nuestras almas se encontraron
dándose un beso entre el follaje del bosque.

Desmenuzo tu silueta, lánguida como el amanecer,
retomando las perlas de tu sonrisa tierna,
abrazas mis palabras que viajan en el viento y
cantan a través de los arboles sus secretos.

Siente la brisa como lleva mi caricia de otoño,
como la humedad de mis labios se adhieren
a tus pies que descalzos caminan en mis praderas,
siente mis caricias en tu cabello alborotado.

Me aferro a tu cintura traviesa que baila
airosa en el prado de mis recuerdos,
que deja sus pies encajados en mis caminos
donde miras el horizonte y su amanecer.

Déjame amada gitana llenarme de tu aroma
a épocas milenarias, deja que mis ojos se llenen
de tus bailes en el aquelarre de los tiempos,
frente a la hoguera que hechiza mis sentidos.

Seré tu esclavo en la cascada que baña tu cuerpo,
seré el redentor de tus pasiones escondidas
en la profundidad de mis bosques pétreos,
seré tu fauno que deje su magia en tus besos.

Y tú gitana mía, serás la reina de mi bosque,
serás la luz de mis ojos que desvelen en tus sueños,
serás la alegría que llene este bosque milenario
con tus cantos y bailes en el amanecer de mis ensueños.

José Flores.
1/18/13.

No hay comentarios:

Publicar un comentario