Páginas vistas en total

sábado, 28 de julio de 2012

Sueños.




Tal vez no sea yo aquel que llene tus sueños,
tal vez no sea el poeta que llene tu vida de versos,
tal vez no sea el sol que lumbre tus lunas,
pero si seré el que adore tu sombra en los medios días,
el que diga un te amo en cada una de tus caricias,
el que deje sus secretos a la deriva
y sea el libro abierto donde escribas tus memorias.

Seré tu confidente secreto, seré tu siervo fiel,
seré el loco que hable a la luna
y te llene de suspiros en las madrugadas,
déjame ser tu compañero en el camino angosto,
déjame ser tu faro entre las tormentas,
déjame desplegar mis alas entre tu viento.

Y descansare en tus playas mi viaje eterno,
seré tuyo sin preguntas, pero si con mis versos
que responderán a tus sueños.
permíteme desgatar mi tiempo entre tu piel y alma.
dejando mi eternidad en cada pliegue,
y saboreando tu néctar de vida eterna.
déjame ser en tu mundo de libélulas.

Déjame ser ese poeta desenfrenado,
que apacigüe su locura y sed de ti,
en cada noche que arrope tus suspiros,
déjame ser el pirata que amotiné tus noches serenas,
y rapte tu corazón en mis noches de luna llena.
déjame ser tuyo y tú serás mi reina,
en este mundo de fábula y esperanza.

José Flores.

miércoles, 25 de julio de 2012

Tu Recuerdo.




Cuento cada suspiro que de mi alma se escapa
en las noches donde tu ausencia hace mella
a cada pliegue de este lecho que mudo esta
sufriendo en la penumbra de su desconsuelo.

Mi mente vuela en el horizonte de musgos
donde los recuerdos se llenan de tu vaho
dejando en tu camino las huellas impregnadas
de ansias y anhelos en escafandras perladas.

Noches pardas de luna en sollozo
despechos de un corazón deambulando
en cada rincón del mundo secreto
recuerdos arrebatados de tajo.

Miro a través de los muros sudados
en la trementina de sus recuerdos,
buscando infructuoso tu rostro colgado
de ese péndulo que anclado estaba.

Recuerdo tu rostro sonriente y
esa mirada que se perdía en el tiempo,
en ese pensamiento profundo
de tus mares crispados de amor.

Mis ojos deambulaban en tu cuerpo
mientras tu te desprendías del mundo
desinteresada y jocosa del viento
que deslizaba su caricia entre la brisa.

Deja que tu recuerdo estalle en mi pecho,
déjame sentir en cada peldaño
tus pasos acompasados de frescura
llenando mis oídos con tu cadencia.

De hembra remota en la neblina
que llega a mis playas lejanas,
en mis recuerdos que ahora
son tus sueños en la alborada.

José Flores.
7/25/12.

lunes, 16 de julio de 2012

México Mio.




Tus colores llenan el cielo de esperanza,
tus cantos llenos de alegría y son
dejan en mi piel sensaciones y añoranza,
México bello, México de mi alma.

Tus mujeres bailan al son de tu música,
vestidos llenos de compas y flores donde
tus caderas se llenan de júbilo,
hermosa mujer morena color canela.

Bello cuerno de la abundancia,
tus mares bañan tus playas doradas
y tus volcanes altivos guardan secretos
con su rugir al viento justicia pidiendo.

Mi bello México tierra de ritos,
costumbres de siglos amalgamadas,
maderas labradas y cerámicas labradas,
de gente noble y guerreros míticos.

México mio te llevo en mis guisos,
sabores llenos de antigüedad y
manos ancestrales de abuela y caña,
sabores de añoranza y magia.

José Flores.
7/14/12.

jueves, 12 de julio de 2012

Sueños de Bohemia.




Los recuerdos caen como espesa neblina,
trayendo sus aromas de noches perpetuas,
donde las palabras de amor desbordaban
como cascada de agua dulce los rincones.

Dejo que mis anhelos de tenerte en mis brazos,
despierten de sus estertores de tiempos pasados,
llevando su melancólico canto entre la oscuridad,
dando paso a mis caricias que encallan en tu piel.

Despertares de caricias pétreas, crispadas de roció,
de esa fuente de vida que me subyuga en los sueños,
de esas caricias que me retoman del limbo secreto,
de esos labios carnosos que llaman mi nombre.

Soy el naufrago de tus desvelos en noches silenciosas,
aquel que llega de madrugada a través de los sueños,
el ladrón de tus besos en la alborada desangrada,
donde tus carnes se sepultan en mis manos.

Soy el minero que extrae tus encantos de reina,
el que explora tus entrañas poseídas de lujuria,
el poeta que refrenda sus juramentos en la penumbra,
abrazándote del talle como la yedra al árbol.

Arrebata de mis manos estos versos que se develan,
arranca de mi pecho el corazón que te implora,
bebe de mis ansias de ti, en las noches perennes,
donde mis recuerdos se esclavizan en tus caderas.

Miro tu piel de luna ingrávida, miro tus manos tersas,
recorriendo el sendero de los placeres terrenos,
y tus ojos de ámbar me miran con la eternidad
de sus deseos, de princesa marina en éxtasis.

Déjame llevarte entre  los brazos de este gitano,
permíteme robar el corazón que palpita mi nombre,
déjame ser el que llene de placeres tus entrañas,
y déjame ser el esclavo que te alabe en el horizonte.



Soy tu fiel sombra que te acompaña en el día,
seré tu sueno en las madrugadas frías,
llenaré de besos tus misteriosos rincones,
y dejaré que mis manos labren tus emociones.

Seré el artista que pinte en tu piel su obra maestra,
dejare  mis recuerdos sembrados en tus praderas,
beberé de tus mieles secretas en las noches bohemias,
y escribiré poesía en el amanecer de tus ojos.

Te llevaré conmigo en cada rincón del universo,
serás mi faro que guie en las noches mis sueños,
serás mi bella luna azul, que inspire mis versos
dejaré en tu reino mis pasos de gitano.

Te cubriré las sienes con mis besos perpetuos,
y tu frente con las guirnaldas engarzadas,
por mis abruptas manos de gitano errante,
acariciando sus sueños y deseos de ti.

Seré tuyo a través de los sueños de verano,
llegaré a tu invierno entre la brisa del mar,
llenaré tus rincones con mi aliento,
y mis manos se deslizarán en tu cuerpo.

José Flores.
7/12/12.

lunes, 2 de julio de 2012

Sueño erótico.




Retomo la imagen de tu rostro  
de las profundidades de mi memoria,

extrayendo la suavidad de tus besos 
impregnando con tu miel mi día.  

Mis  esperanzas se petrifican,  
al encontrar mi soledad en penumbra, 
mis mejillas se humedecen 
con las lágrimas que por ti florecen.  

Extrañando tus caricias  
que sobre mi cuerpo derramas,  
mi corazón se colapsa en lecho helado
vaporizando tu sudor en las sabanas.   

Aun tibias por nuestro amor  
desbordando las fronteras,  
de los cuerpos extasiados  
por el deseo de poseernos.  

La noche transcurre sin apuros   
explorando cada rincón de la piel,  
estimulando los sentidos   
vaciando nuestro placer en beso unido.  

Te miro a los ojos buscando verdad,  
nuestro lenguaje implícito,   
sin mencionar un solo sonido  
pero si la música del éxtasis.  

Ofreciendo a nuestros oídos  
el concierto de dos desnudeces,  
exclamando  la pasión y deseos   
movimientos al ritmo del amor.  

Mis manos cruzan  frenéticamente,   
el terreno explorando tus senos,  
bajando suavemente rodeando tus sueños,  
te tomo de las caderas temblorosas.  



Abriendo la puerta de las pasiones,   
tus labios se humedecen incitando, impregnando
mi virilidad extasiada comenzando a explorar
tu interior, sintiendo tu calor lleno de pasión.

José Flores.