Páginas vistas en total

domingo, 24 de julio de 2011

Toma mi mano.



Amor toma mi  mano…
siente como mi corazón
se deposita en tu ser,
en tu torrente…

Caminemos juntos por la playa
miremos el atardecer,
en el ocaso del día
donde nuestro amor inicia.

Mira amor mío, recostemos las ansias
sobre la playa, que deja sus deseos
a las caricias del mar,
que moldea su figura tiernamente…

Mis manos entrelazadas a las tuyas,
abrazados con el alma
y enredados en la maraña interminable
de los sueños de dos amantes.

Miremos juntos amor,
como el día termina,
amándonos bajo las estrellas
acordándonos nuestra dicha.

Permíteme amada mía
robarme tus labios,
en la alborada de del día
que testigo será…
Te amo, bella dama,
sigo tus huellas dejadas,
sobre la arena de esta playa
desnuda sin prejuiciosos pensamientos.

Tómame amor mío de la mano,
caminemos juntos nuestro destino
dando gracias al infinito,
por habernos marcado el alma

Permíteme tatuar tu corazón
con el amor que por ti yo tengo,
con las palabras dichas
y los pensamientos no dichos.

Permíteme amor mío,
ser tu historia infinita
en este mundo caótico
donde seré tu báculo

Y tu serás mi amada pluma
mi musa eterna, mía amada princesa del mar
que en sus tormentas descansas
en mis brazos hasta el amanecer…

José Flores.
7/24/11.

Mis ojos.


Miro tu figura deslizarse entre mis ojos,
llenando con tus suaves líneas
cada rincón de mi mente,
como fotografía impresa en mi interior.

Desgasto cada segundo impregnando
mis ansias de poder acariciarte,
en el recorrido de la noche
donde el silencio grita emociones.

Tus ojos grises,
reflejan su amor en su profundidad,
emanando esos deseos
en mis sueños de época.

Describo cada una de tus líneas,
con mis manos encalladas,
como suaves estelas que acarician
cada uno de tus pliegues.

Lleno cada poro erizado de tu piel,
en el silencio de la noche encantada
de tu embrujo marino y dulce canto
encarcelando mis amores en ti.

Siento tus senos erguidos,
recorriendo mi espalda desnuda,
tu boca húmeda,
besando mi cuerpo agitado…
  
Mis manos urgen tu presencia,
dejo mis dedos en su labor
de llevar sus instintos sobre tus prendas,
descubriendo cada uno de sus tesoros.

Resguardados tras la lencería negra,
seda que tu piel de nieve acota,
en una realidad…
llenarte de caricias y besos.

Mis deseos se transmutan,
deslizando mis dedos,
entre la sedocidad de tus prendas,
retirando cada una de las  medias.

Dejo al descubierto tus piernas,
donde derramo mis emociones
en cada uno de mis besos,
que beben tu humedad. 

Tus labios susurran mi nombre
en la oscuridad de tu habitación,
que iluminas con la belleza de tu cuerpo
devorando mis sueños húmedos.

Heme aquí amor…
dejándome llevar a tu interno
desprendiéndome de mis carnes
haciéndome de tu piel.

Tu cabello sedoso,
acaricia mi pecho,
arrancando mis gritos
en la mitad de la noche

Miro a través de tus telas
el hermoso cuerpo que me llama
que pide no tener clemencia
en mis besos que derramo en ti.

Mi piel se desprende de mi,
cubriéndote en las noches frías,
dándote el calor de mis esperanzas,
en cada una de las noches solitarias.

Soy tu propiedad…
has de mi lo que tus ilusiones dicten,
lo que tus anhelos de mis versos
te obliguen sobre mis sueños.

Soy tuyo, hazme de ti,
arrebata de mis manos las caricias,
de mi lengua la humedad
de mis labios los besos.

Y de mi pluma tus versos.
quiero ser el artista que pinte
sobre tu piel erizada,
seré el que se pierda en tu interior.

Seré el amante que llene tu espacio
y mis letras darán su testimonio
en las noches de bohemia
que dan tributo a ti.
  
Desgastare cada segundo
derramando mis besos
en tu piel de diosa,
mi diosa de sueños.

José Flores.
7/23/11.
Con amor…

sábado, 9 de julio de 2011

Embriagado de ti.



Quiero embriagarme de ti,
beber tus mieles prohibidas
y dejar mi mente divagar
en el interior de tus deseos.

Déjame beber de esa fuente mística,
donde mis labios se impregnen
de tus esencias de mujer,
poseída en luna llena.

bebo desmesuradamente
dejándome embriagar de ti,
de tus ganas de amarme,
de tus cadencias y gemidos.

Estos estertores proféticos,
donde vislumbran un amanecer,
entre tus brazos y cantos
extasiados de fragancias.

Llena amor con tus aromas,
de mares lejanos…
llena con tus besos,
los rincones de mi ser.

Y mi mente enardece,
al ir bebiendo el dulce néctar
que tus carnes desprenden,
al roce de mis dedos.

Ven amor en esta madrugada
de luna brava, donde tu figura
ilumina mi lecho de flores
a la mitad de la noche.

Ven vida mía,
permite a este gitano descansar
su trota mundo implacable
y beber tus mieles.

Acaricio tu cuerpo
con la suavidad de mis dedos,
donde mis ansias de ti
se traducen en besos.

Donde mis tormentas
se desvanecen en tus caricias,
donde mis dichas
encajan en tus caderas.

Mira amor como me embriago de ti,
dejándome llevar en tus senos,
abrigando en mis manos tu sexo
que desborda sus esencias.

Esa savia que enloquece
mis sentidos refugiados,
entre tus piernas que aprisionan
haciéndome tu esclavo.

Me embriago de ti,
sorbo a sorbo,
beso a beso,
entre cada caricia.

Me embriago de ti,
desde que el crepúsculo
hasta el ocaso,
dejándome en tu regazo.

José Flores.
7/9/11.
Con todo mi amor…

miércoles, 6 de julio de 2011

Poesía a ti.


Tus ojos con la profundidad del océano,
miran a mis adentros descubriendo
mis sensaciones febriles de cuentos,
de mundos perdidos en el tiempo.

Llego del fin del mundo,
donde los géneros sofocan
sus arduas tendencias gremiales,
acosados por sus temores.

Miras mis adentros, desnudando
mis secretos de siglos de acopio,
en este peregrinar errante
descubriendo en ti, la felicidad.

Tu mirada serena apacigua
mi furiosa tormenta de sentidos,
encontrados en un mundo
lleno de hipócritas almas.

Tomas con tu mano mis sienes
llenas de escarcha de tiempo,
dejando claridad en mi visión
de profeta descontinuado.

Escucho tu voz en el tiempo,
tu canto mágico me llama
a posarme a tu costado,
entre las sabanas satinadas.

Mi cuerpo deslinda su pesadumbre
entre tus brazos, recorriendo
con  mi pensamiento,
tu piel que resplandece en la noche.

Tu luz de luna brava
surca por tu cama, llenándome,
estrujando mi coraza
liberándome de suposiciones.




Tu amor mío mi realidad,
tú que con tus manos me acaricias,
me llenas de tu amor
y tus mieles me embalsaman.

Amor soy tuyo!,
en la noche de luna azul,
donde las luciérnagas,
alumbran nuestro nicho.

Dejándonos ver nuestro idilio,
en la oscuridad de tus dominios
de diosa etérea,
rescatando mis labios resecos.
  
Unges con tus manos
mi cuerpo árido, llenándolo de tu amor,
hidratándolo con tu humedad
con tus ansias y emociones guardadas.

Heme aquí amada mía,
llena mis sueños con tu presencia,
llena mis noches gitanas
de cantos y versos a tu belleza.

Permite que mis burdas manos
acaricien tu suave piel crispada,
iluminada con su erotismo puro
llenando mis ansias de poseerte.

Heme aquí amor mío,
deseando vaciar mis emociones
sobre tu cuerpo
que vibra con el paso de mi manos

Déjame descubrirte nuevos caminos
nuevos sueños borrando tu historia
escribiendo mis versos en tu piel
usando mis labios como pluma

Escribiré mis poesías
en la luz de tu piel
que guiara mis deseos
en el interior de los tuyos

Te amare sin medidas
Sin connotaciones establecidas
Sin puntos suspensivos
Pero si, con rimas cadenciosas

Te llenare de mi
De estas sensaciones
Que desbordan mi cuerpo
Deseando el tuyo

Escribiremos una bella historia
En cada hoja de este amor
Que nos llena de luz
Y alegría de tener la excusa

Ese pretexto, de poder
Escribir una línea mas
Sobre nuestro idilio
En las madrugadas de luna.

José Flores.
7/5/11.
A ti amada mía.

viernes, 1 de julio de 2011

¿Donde estas?.



Llego del bullicio de la gente
pláticas ajenas, y risas sonoras
personas indiferentes
al derredor que les apremia

Satisfaciendo sus necesidades básicas,
miro las personas reír alegremente,
los niños corriendo por doquier, 
las parejas besándose.

Aves volando en la cercanía,
donde el mar estallaba en las rocas,
miro todo como si fuese una película
de tiempos ajenos a este.

Donde estas?
me preguntaba en mis adentros,
ajeno a todo,
ajeno a ellos.

Donde estas? 
preguntaba nuevamente,
mirando a mi derredor,
buscando desesperadamente.

En un torbellino de rostros, 
todos ajenos, todos lejanos
tratando de buscarte 
en alguno de ellos

pero me detengo un poco,
y miro a mi derredor, 
dándome cuenta donde estas, 
en el lugar que siempre has estado.

En ese lugar único donde habitas
en el interior de mi corazón
y de mis ilusiones llenas de ti
de tu sonrisa y tus bellos ojos.

En el lugar donde acaricio 
tu piel blanca y salpicada 
de lunas bellas
que la beso amorosamente

Allí estas en mi interior
en mis pensamientos
en cada instante de soledad
recordando tu promesa

De tenerme siempre a tu lado
en tu pensamiento 
en cada momento 
donde nuestro recuerdo nos una…

José Flores.
7/1/11.
Te amo…