Páginas vistas en total

martes, 31 de enero de 2012

Déjame ser tu historia.


Retozas en la inmensidad de tu lecho,

Dejando que tu cuerpo disipe sus alegrías,

Mientras mi mirada se deposita en ti.

Aferrándose a la ingravidez de tus senos.



Mis manos se aferran a tus caderas,

De hermosa mujer en celo,

Llenando mis ansias de ti sobre el lecho,

Donde las flores retoñan en su invierno.



Mis labios cruzan su aventura,

En el recorrido que hace de tus pies,

Explorando tus sentidos,

Y llenándose de ti.



Mis manos sedientas de ti,

De tus mieles que recojo con mis labios,

Que degustan de tu pasión,

De sirena varada en mis playas.



Mis sentidos se atrapan de tu cabello,

Halando sus deseos en la intimidad del beso,

Donde recataremos nuestras ansias,

De amarnos en el silencio expectante.



Déjame amarte vida mía,

Deja que mis poemas se llenen de ti,

Déjame vaciar mi amor sobre tu piel,

Llenando tus deseos de amor.



Déjame amarte como jamás,

Déjame recorrer tu geografía,

Déjame tatuar tu alma,

Con el susurro de mis versos.



Déjame tomarte entre mis brazos

Llevándote al mundo que he creado,

Solo para ti vida mía,

Déjame amarte en cada noche.



Deja que me filtre entre la luz de la luna,

Entre la brisa que se cuele en tu alcoba,

Entre el agua que molde tu cuerpo,

En cada suspiro que siembres.



Déjame amarte,

Día a día en el horizonte,

Déjame verte en las estrellas,

Y saber que mi luna serás tú.



Y borrare mi pasado

Escribiendo mi historia,

En tu piel crispada de mis besos,

Y tu alma tatuada de mi.



José Flores.

1/31/12.

lunes, 30 de enero de 2012

Enloquecido.





Mi mente arrebatada,

Por los suspiros que desprendes,

En las noches de estrellas fugaces,

Despertando mi instinto salvaje.



Tus fragancias llegan a mi territorio,

Enloqueciéndome de amor,

Sigo tu rastro, tu huella imborrable,

En la arena de tus playas virginales.



Siento como tu tacto,

Recorre el largo de mi espalda,

Erizando mi piel guerrera,

Estremeciendo mi interior.



Corro frenéticamente

Y miro en el horizonte,

Tu bella luz que emana,

Como faro incandescente.



Guiando mí viaje enloquecido,

Por tus cantos, bella sirena,

Heme frente a ti reina mía.

Mira a este tu siervo.



Convertido en lobo estepario,

Que ha llegado a tus pies,

Para llevarte de la mano,

En este viaje maravilloso.



No temas, toma mi mano,

Siente como mi furia salvaje,

Se rinde ante tu presencia,

Tus cantos me atrapan.



Ve hermosa mía,

Mi bella flor del Caribe,

Enrédate en mis brazos,

Que te protegerán fielmente.



Ven amor siente este amor que repica,

Que late en este corazón,

Que palpita en mi pecho tu nombre.

Recitándote versos de amor.




Deposita tus bellos ojos de caoba,

En mis carnes que florecen con tu tacto,

Tatuando así tu sentimiento

Que desvela en las noches de hadas.



Arrópate en mis brazos

Y durmamos esta ensoñación,

De tenernos en un beso,

Sellando así nuestro amor.



José Flores.

La vida es precisamente luchar, vivir, sentir, acariciar cada minuto de ella, sentir como el viento recorre la cara y el sol acaricia la piel, no perdernos en la inmensidad del tiempo sin dejar de amarnos y de amar con intensidad, de valora lo mas simple y de llenarnos de las cosas que el creador nos da, de ver a los que nos rodean con respeto y valorar su esfuerzo, un minuto cuesta una vida. En un minuto puedes decir tanto y nada, no lo desperdicies...

En este minuto te digo, te extraño, te amo, te necesito...jf.

domingo, 29 de enero de 2012

Tu sonrisa.




Despierto y mi vida se transforma

Mirando tu bella sonrisa

Brindándome la mayor de las dichas

Al saber que tu amor se filtra por ella…



Que dicha es poder abrazarte en las madrugadas

Donde los sueños se privan en nuestro mundo

Donde nos entregamos al placer que nos embarga

En los besos que desprendemos nuestras ansias.



Ah, que delicia estremecer tu cuerpo

Mientras miramos la luna en su noche oscura

Sentir como vibra tu piel al roce de mis dedos

Que te recorren sin tener prisa.



Mírame vida mía, desnudo en tu lecho

Esperando tus manos de nieve

Y tus unas rasgando mis anhelos

De tenerte en mis brazos amándote.



Miro tu sonrisa, cómplice de mis deseos

Esa sonrisa que me enamora en el día

Y en la noche me transforma

En el amante gitano que te ama.



José Flores.

sábado, 28 de enero de 2012

Mientras duermes…



Mirare mientras duermes,
deslizare mi mirada a través de tu sueños,
arropare con mis manos tus pechos,
sentiré tu cuerpo cálido en mi pecho.



Deslizare mi cuerpo sediento de ti,

Entre las sabanas de tu lecho,

Que desprende tu fragancia,

De hermosa flor de invierno.



Déjame abrazarte en al media noche,

En la mitad de la madrugada,

Dejándome llevar tu pasión,

En cada suspiro de mi alma.



Déjame arropar mis sueños,

Entre tus brazos y besando tus labios,

Y tus manos de nieve,

Ensortijando mí cabello entre tus dedos.



Mientras duermes,

Me deslizare atrás tuyo,

Deslizare mis brazos,

Abrazándote fuertemente.



Y sentiré que tu cuerpo

Se estremece mientras,

Te arrullo en la madrugada,

Que su silencio nos canta.



José Flores.

1/28/12.

jueves, 26 de enero de 2012

Evocación. (Poema para Concurso).






Evoco tu nombre tres veces,

Para que tu alma retorne

Para poder amarte en el silencio,

Y estremecer mi intelecto.



Deslizo los pinceles sobre el lienzo,

Develando tu hermosa figura,,

Poema descrito con el color de mis anhelos,

En su obra maestra creada por Dios.



Miro en las noches, colgada sobre mi muro,

Esa obra que mis manos acariciaron,

La espalda eterna, que me esperaba

En el silencio nocturnal en mi lecho.



Miro en estas noches eternas de soledad,

Dejando que mis letras como plumas,

Se deslicen en tu piel crispada de amor,

Llenando los espacios entre mis sabanas.



Siento aun tu calor dejada en tu silueta,

Respiro aun tu aroma silvestre,

Y siento la suavidad de tu cuerpo,

Deslizándose coqueta en mi lecho.



Seduciendo mis instintos de gitano,

Descubriéndome entre tus brazos,

Dejando mis sueños en la alborada,

De la noche que cae llenando de colores.



La luz taciturna deslizándose,

Sobre ti dejándome verte,

Dejando que mi mente te marque,

Entre las líneas de mis versos.



Miro tu pintura en el muro,

El mismo que sudaba nuestro idilio,

En esas noches que perdían su frialdad,

En esa interminables veladas.



Deslizo mis manos sobre tu cuerpo,

Dejando impresas mis palabras errantes,

Dejando con en el lienzo, tu imagen

Llenando los poros con mis besos.





Y evoco tu presencia en las noches serenas,

En esas noches que tu ausencia desgarra,

En esas noche donde mis sueños de fugan

Buscándote en ese mundo inerte.



Llegas entre la luz de la luna parda,

Llegas como invocación celestial,

Llenando mi soledad que desfallece,

Llenándome de ti al mirar tú cuadro.



Pero sin embargo  llegas en la madrugada,

Siento tu suavidad deslizarse entre mis sabanas,

Siento tus suaves piernas enredarse como yedra

Cubriendo mi desnudez insolente.



Evoco tu nombre y tus labios sellan los míos,

En la eternidad de un beso crispado,

En la suavidad de tus pechos hinchados,

Que descansan sobre mi pecho.



Y mis manos nuevamente,

Deslizan sus caricias en ti,

Escribiendo un nuevo poema,

En nuestro idilio eterno.



José Flores.

1/22/12.

A ti mi hermosa musa.

lunes, 23 de enero de 2012

Soy Pecado.


Mis palabras vuelan libres,

Aves que retoman su curso,

Guidas por los cirrus que pintan

Sus gráciles figuras en el cielo.



El viento me guía,

Me lleva por tus cálidas corrientes,

Donde los mares se calman,

Al escuchar tu canto bella sirena.



Miro tu figura lánguida,

Iluminada por el sol,

Que baña tu piel blanca,

Acariciándola mordaz.



Siendo mis manos

Mimetizadas en su rayos,

Que se sepultan en tu cuerpo,

Acariciando tus instintos.



Soy marea,

Que llega batiendo tu cuerpo,

Soy arena que recoge tus suspiros,

Soy tu amante furtivo.



Mis manos llenas de amores anejos,

Mis suspiros llenos de tu aroma,

Mis sueños llenos de tu fregancia,

Mi lecho lleno de tu rocio.



Soy el viento que sopla

En tus laderas abruptas,

En las cúspides de tus senos,

Irreverentes y tiernos.



Soy pecado,

Llevando mis remordimientos,

De no estar a tu lado,

Dejando solamente una rosa a tu lado.



Eres mi purgatorio,

Donde dejare mis ansias,

Donde verteré mi pasión,

Y dejare mi amor en ti.



José Flores.

1/23/12.

A ti mi bella Taina…

Déjame.

Deja que mis manos crispen tu cuerpo,

Deja que mi instinto encienda tu llama,

Deja que mi imaginación vuele,

Y te libere de tus ropas, para amarte...



Soy el viento que recorre tu cuerpo,

Cuando yaces en la playa recostada,

Mirando al horizonte dejando que tu pensamiento,

Llegue a mis labios y te mande un beso.



Deja que mi brisa te envuelva,

Tiernamente en el idilio de un beso,

Que recorra tu cuerpo desnudo,

Acariciando con mis labios tu piel tersa.



Mis manos moldean tus carnes,

Las recorren sin prisa, dejando sus versos

Describiendo tu belleza,

Llevando a mis labios tus mieles secretas.



Amor, que en el silencio de tu sonrisa,

Dejas las puertas de tu alma abiertas,

Me invitas a llenar tus sentimientos,

Que permites a este gitano declamar su verso.



Verso que haba de amor,

Escrito con la sangre noble,

Con el vibrar de las cuerdas,

De esta guitarra que canta.



Dando serenata en el horizonte,

Donde dejo mis besos en el mar,

Para que te cubran en el vaivén,

De las olas que acarician sutilmente.



Deja que mi aliento te llene,

Deja que mi sentir se transforme,

Que llevo en la brisa mi amor

Y sentirás mis besos, en tu piel.



José Flores.

1/23/12.