Páginas vistas en total

lunes, 16 de enero de 2012

Tu Primavera…Yo Invierno…


 
En esta mañana
donde los ángeles
depuran sus penas
vertiendo sus lagrimas.

Me encuentro postrado
frente a tu deidad,
rasgo mi pecho,
dejando brotar su tinta.

Escribiendo las frases indelebles,
este amor que desgarra,
mis palabras fluyen cual torrente
sedientas de tus labios.

Que exclaman mi nombre
en la oscuridad de la noche,
donde tus ojos de ámbar
iluminan mi andar.

Tu cuerpo esparcido
en la blancura de mi invierno,
llega a su destino
tu primavera floreciente.

Tus pétalos caen como cascada
abrigado mi piel helada,
y tu calor  protege
mis ensoñaciones invernales.



Tus caricia dan calor
a mi corazón dormido,
empezando a despertar
mis instintos de alcoba.

Tus labios tiernos
se anclan en mi pecho,
que desangró suspiros
al escuchar tu voz.

Tus colinas descansan
sobre mi cuerpo,
sintiendo el latido
de tu corazón agitado.

Mis manos te llevan
entre las praderas,
que mi nieve transforma
en suave arena.

Mi cuerpo que  anclado estaba
en la tundra de mis recuerdos,
ahora abriga,
la suavidad de tu cuerpo

Mis labios te gritan
y los callas con los tuyos,
mis manos te exploran 
las tuyas me tranquilizan.

Nos besamos en esta tarde de lluvia,
sintiendo tu piel recorrer mi piel,
deliciosamente desafiante,
empujando mis deseos.

Tu calmas mi tempestad
con tus caricias y besos,
mi temperamento de mar
encuentra su paz.

Me tomas de la mano
suavemente,
y tu ojos de ámbar
se desploman sobre mi.

Me llamas por mi nombre
que deje de escuchar,
desde que deje mi alma
en el invierno.

Ahora soy tu esclavo,
y mi furia queda emancipada,
con los besos que derramas,
bella sirena de mil primaveras.

José Flores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario