Páginas vistas en total

jueves, 26 de enero de 2012

Evocación. (Poema para Concurso).






Evoco tu nombre tres veces,

Para que tu alma retorne

Para poder amarte en el silencio,

Y estremecer mi intelecto.



Deslizo los pinceles sobre el lienzo,

Develando tu hermosa figura,,

Poema descrito con el color de mis anhelos,

En su obra maestra creada por Dios.



Miro en las noches, colgada sobre mi muro,

Esa obra que mis manos acariciaron,

La espalda eterna, que me esperaba

En el silencio nocturnal en mi lecho.



Miro en estas noches eternas de soledad,

Dejando que mis letras como plumas,

Se deslicen en tu piel crispada de amor,

Llenando los espacios entre mis sabanas.



Siento aun tu calor dejada en tu silueta,

Respiro aun tu aroma silvestre,

Y siento la suavidad de tu cuerpo,

Deslizándose coqueta en mi lecho.



Seduciendo mis instintos de gitano,

Descubriéndome entre tus brazos,

Dejando mis sueños en la alborada,

De la noche que cae llenando de colores.



La luz taciturna deslizándose,

Sobre ti dejándome verte,

Dejando que mi mente te marque,

Entre las líneas de mis versos.



Miro tu pintura en el muro,

El mismo que sudaba nuestro idilio,

En esas noches que perdían su frialdad,

En esa interminables veladas.



Deslizo mis manos sobre tu cuerpo,

Dejando impresas mis palabras errantes,

Dejando con en el lienzo, tu imagen

Llenando los poros con mis besos.





Y evoco tu presencia en las noches serenas,

En esas noches que tu ausencia desgarra,

En esas noche donde mis sueños de fugan

Buscándote en ese mundo inerte.



Llegas entre la luz de la luna parda,

Llegas como invocación celestial,

Llenando mi soledad que desfallece,

Llenándome de ti al mirar tú cuadro.



Pero sin embargo  llegas en la madrugada,

Siento tu suavidad deslizarse entre mis sabanas,

Siento tus suaves piernas enredarse como yedra

Cubriendo mi desnudez insolente.



Evoco tu nombre y tus labios sellan los míos,

En la eternidad de un beso crispado,

En la suavidad de tus pechos hinchados,

Que descansan sobre mi pecho.



Y mis manos nuevamente,

Deslizan sus caricias en ti,

Escribiendo un nuevo poema,

En nuestro idilio eterno.



José Flores.

1/22/12.

A ti mi hermosa musa.

1 comentario:

  1. Me parece un bello poema, una bella sonrisa a una mujer. Tu musa se tiene que sentir muy orgullosa.

    ResponderEliminar