Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2011

Mi corazón se embarga de alegría,
al saber que mis anhelos,
habitan en tu corazón de princesa,
donde me llevas en tus sueños.

Mi alegría se desborda en cada letra
que acompaña mis versos
dejando en tus pensamientos
el amor que por ti siento.

Déjame arroparte amor mío,
con el bálsamo de mis secretos,
ellos que te conjugan sus versos,
desde el alba al ocaso.

Déjame amarte en la distancia,
venerarte en mi silencio,
alegrarme con tu sonrisa,
enamorarme de tu mirada…

Doy gracias al cielo, vida mía,
por darme la bendición de amarte,
y ser recibido en el corazón
de mi bella sirena.




Bella amada mía
Tu nombre de aria
 conjuga su canto
Aida mía!

Te amo vida mía,
mi corazón se alegra,
mi vida se justifica,
al llevarte en mi ser amada mía.

José Flores.
Con todo mi amor, vida mia!.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Pienso en Ti



Mis ojos se abren a un nuevo día,
donde mis brazos se abren,
esperando encontrarte entre ellos,
para poder apretarte fuerte en mi pecho.

Sentir tu calor, tu suave cuerpo,
estremeciéndose en cada suspiro,
deseoso de besos profundos
y despertares intensos

Pienso en ti…
en esas noches donde mi alma tirita,
pongo tu sonrisa en mis noches solitarias,
abrigándome entre tus sueños de sirena.

Mi mente se llena de tu imagen,
que juguetona se desborda entre las sabanas,
que abriga los deseos de noches interminables…
pienso en ti como  mi realidad.

Dejando mis labios tatuados lo largo de tu espalda,
perdiéndome en tus caderas que albergan,
esas ganas de mordisquearte en las noches
donde la luna nos hipnotiza con su mágica luz.

Pienso en ti amor mío,
en que nos juramos amor,
bajo el rayo de las estrellas,
que miramos en el techo.

Mientras nos amamos,
sin el tiempo de los mortales,
dejando los espíritus liberados,
en su recorrido etéreo.

Pienso en ti,
en el amanecer de nuestro día,
en el atardecer de nuestro amor ,
en el anochecer de nuestros sueños.

Pienso en ti…
cuando me siento mirando el horizonte,
sabiendo que tu al otro lado,
 estas mirando el mismo atardecer…

Pienso en ti,
en lo más hermoso que Dios me dio,
en las noches de espera
dejando mi mente libre en tu busca...

¡Pienso en ti!

José Flores
9/26/11.
 Con amor…pensando en ti.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tiempos de concreto.

Deambulo entre las calles de esta ciudad,
Miro los rostros parcos en direcciones opuestas,
Mis delirios de amante me ciegan a la arrogancia,
Despotismo circundante de corazones duros.


Miro el caminar apresurado, con mentes ocupadas,
Preocupaciones urbanas, de guerras lejanas,
Mientras en mis adentros solo pienso en ti,
Recorriendo tu rostro en cada mujer.


Mis sueños se traslapan en mis realidades,
Sentimientos me afloran como borbotón
De agua dulce, que alimenta las corrientes,
Que segregan mis letras, que cantan amores.


Dentro de esta turbulencia de concreto,
Edificios añejos, símbolos de logias ancestrales,
Desdeñosamente vigilantes de un progreso,
Intelectuales, gente pensante en el anonimato.


Viejas guardias de tiempos de la luz,
Hermandades blancas enconadas,
En un tiempo sin tiempo, creando conceptos,
Que la humanidad no comprende.


Mi mente convulsionada, se vuelca sobre ellos,
Dejando a un lado mis adentros, para solo pensar en ti,
Trayéndote de la lejanía, de mares cálidos
Y extrayendo tus sabores de amante.


Oler tu fragancia entre el concreto y estertores
De esta cuidad urbana, ajena a sensaciones,
Extraigo de mi corazón mis versos,
Pintando los muros con tu nombre.


 Diciendo al mundo indolente, 
Que detengan su camino inerte,
Para escuchar el latido del corazón, 
Que aun conservan los matices dulces.


Sin embargo los rostros no miran, 
No exclaman, ni gesticulan,
Tiempos de concreto desmenuzan,
El sentido y la razón humana.


Sigo mi caminar, entre estas calles
Entre edificios que rasgan los cielos, 
Entre la muchedumbre que sigue su paso, 
Automatizado en una ciudad de concreto.


Y yo, caminando al inverso,
Tomando mis recuerdos de tu amor, 
Escribiendo mis versos,
En una banca mirando al cielo.


José Flores.
9/14/11.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Pensé que la vida es una simpleza, 
dejándome llevar como las aves 
por el viento cálido,
donde tus suspiros se hacen recuerdos.


Mis labios reclaman tu nombre,
que se desvanece entre la arena,
donde está escrito 
en la blanca playa.


Me encuentro desolado,
siguiendo las sobras de las dichas,
que quedan en el rezago 
de la brisa del verano.


Estoy aquí, en el holocausto de los daños,
donde las secuelas se hacen trisas,
en el despeñadero de la infamia,
allí donde las sombras se difuminan.


Mis carnes desolladas
por la falta de caricias,
en el paramo de mis recuerdos
donde tu rostro se pierde.


Recuerdos difumados
en el tiempo y la distancia,
en las profundidades
del mar donde se ahogan.


¿Dónde estás?
¿Dónde quedaron las promesas?
¿Dónde me encuentro, en tu mente?
que claudica con el viento…


Al arrasar mi nombre y mis recuerdos,
escritos en esa playa blanca,
donde mi amor y mis versos
se llenan de tu suspiro….


José Flores.
9/7/11.