Páginas vistas en total

jueves, 14 de marzo de 2013

Soy Tuyo.


Nunca te conocí,
sin embargo te pertenecí.

Te perteneció mi amanecer
y las mañanas somnolientas.

Fueron tuyas mis noches,
donde contaba tus constelaciones.

Y mis caricias nocturnales
fueron tuyas en la pleamar.

Fueron tuyos mis suspiros
en las alboradas de la noche.

Nunca te conocí,
sin embargo mis labios te amaron.

En la eternidad de mis pensamientos
donde tu sonrisa invadía mis tormentos.

Te pertenecí en el secreto murmullo,
allí donde tu corazón dejó su nido.

Te dejo mis pertenencias,
mi corazón, mi alma, mis versos.

A ti que nunca te conocí,
sin embargo siempre en mi estas.

©José Flores.
3/14/13.

lunes, 11 de marzo de 2013

Pecado Eterno.




Permíteme deslizar mi mirada en tu piel,
deslizar estas ansiedades de amaneceres inertes,
poder acurrucar mis ensoñaciones en tu pecho
y saciar esta sed que tengo de tus besos.

Permíteme perderme en tu instinto,
en esos remolinos de tiempo sin tiempo,
en esa mazmorra de lino que me envuelve
en cada mañana somnolienta de caricias.

Soy el poeta que desmaya sus letras
en tu cortina desmesurada,
soy el poeta que devela una a una sus palabras
haciendo eco en las paredes de tu alcoba.

Llenaré tus emociones febriles
de amaneceres lerdos,
eres culpable de mis arrebatos
y de esos quebrantos de invierno.

Eres culpable de mis sentires
atormentados de tu ausencia,
soy esclavo de tus pesares nocturnales
y el amante furtivo en las noches serenas.

Soy el pecado que nace en tus manos,
soy el tintero del corazón que colapsa
en cada mañana de primavera
esperando impaciente la caricia eterna.

Sentir tu dulce mirada que se postra en mi piel,
en esta encrucijada de la vida
donde se respiran las azucenas
en el jardín de tus recuerdos.

Llena mis días con tu aroma
y deja que mi mente viaje
en la infinidad de tus sueños
para perderme en tu destino.

©José Flores.
3/6/13.

viernes, 1 de marzo de 2013

Musgo y Mar.



Eres el agua ancha que recorre mis pensares,
aroma a helecho y musgo encarnando mis pesares,
donde mi mente desmenuza tus andares,
 ven sirena mía llena con tu canto mis pesares.

Hermosa afrodita que tus amores decantas
hazte presa mía en esta tertulia de alabanzas,
dejando mi mente diurna encuentren esperanzas
de sueños húmedos de otoño  en las regatas.

Siente vida mía  que el tiempo apresura
derramando sus cuitas en la espesura
de bosque marino de bella hermosura
donde tus manos colorean el aura.

Ven amada mía llena con tus cantos
estos oídos sordos a los reclamos
pájaros trinando sus canticos
a soles diurnos desmembrados.

Toma mi bella dama mis sueños,
tómalos en tu regazo y anhelos
llévalos contigo en tus recuerdos
y ámame en el silencio de los abetos.

José Flores.
2/28/12.