Páginas vistas en total

miércoles, 20 de febrero de 2013

Sendero.




Sigo el aroma a hierba silvestre
dejado en el sendero de tus pasos,
sigo las huellas dejadas en el pedestal
donde tu ser se difumina en el horizonte.

Mis sentidos agudizan su desasosiego,
trepando como yedra los confines
de este mundo que colapsa tu ausencia
entre sombras sinuosas y escurridizas.

Tú aroma esa dulce fragancia a mar,
ese aroma que embruja mi conciencia
raptando mi coherencia en las noches
donde las estrellas se ausentan.

Recorro incansable tus señales dejadas,
recuerdos de noches en vela y recitales
donde mis versos abanicaban sentires
y tus labios declamaban mi nombre.

Hoy en esta penumbra donde tus ojos
son luceros inalcanzables y tenues.
Me entrego en tu recuerdo ambiguo
esperando ser rescatado en tu memoria.

Allende de mis recuerdos de noches
donde el tiempo se detuvo estupefacto
y tus cantos sirénidos envolvían la soledad
recuerdos retoñando en la almáciga.

Y tus suspiros abonando cada semilla
dejada en los senderos donde mis pasos
abandonan sus desesperanzas y lágrimas,
para ser cosechadas por tus manos.

Sigo mi camino, sin pretensiones banales,
dejando mis versos triviales en el limbo,
dejando mis recuerdos en el cielo austral,
dejando tu recuerdo libre en mi memoria.

José Flores.
2/20/13.

No hay comentarios:

Publicar un comentario