Páginas vistas en total

viernes, 14 de marzo de 2014

Dama Silente.


Recuerdo esa mirada silente
remordiendo mis lamentos,

escribiéndote en el umbral
de este amanecer,
donde los sueños colapsan
en el idioma que solo conocen
nuestra desnudez en la playa.
En esas caricias que deshojan
cada pétalo de tu piel de invierno y
aún recuerdo tu cabello encendido,
libre y mundanamente revuelto;
acariciando mi torso erecto
por tus labios frenéticos.

Mis letras colapsan en tus ojos, 
durmientes niñas que juegan
en cada uno de los párrafos
de este libro de vida que se aferra
a tu palabra precisa y a tu sonrisa
que hace eco en el universo.

José Flores.

3/14/13. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario