Páginas vistas en total

lunes, 6 de agosto de 2012

Bajo la Lluvia.




Mi cuerpo se estremece al roce
de tus manos, que llevan su mensaje
a la intimidad de nuestro encuentro
bajo la lluvia que cómplice provoca.

Sentimos las caricias envolviendo,
nos llevan a ese frenesí infrahumano
a ese placer de poder acariciarnos
dejando que el tiempo detenga su escape.

Nos fugamos entre las comisuras de la eternidad
dejando que nuestra desnudez proclame su ventura
arropada en con la brisa que sustenta los versos
que escribimos en nuestra piel mojada.

Tomaré cada una de tus caricias,
engargolaré el mas precioso collar
con la perlas que segregan tus ojos
y lo colocaré en tu esbelto cuello .

Desprenderé mis caricias, depositándolas
en tu intimidad que exhala sus deseos
de ser mi diosa de noches en brama
apaciguando mis ansias de tenerte.

Dejare mis manos recorrerte suavemente
siguiendo el caudal que baja a tu vientre
saciaré esta sed de ti de tu cáliz de vida
beberé entre tus pechos de afrodita.

Saciaré estas ganas de ti entre la lluvia
donde tus esperanzas me esclavizan
donde tus placeres me ahogan en mi pecho
entre tus piernas que se enredan airosas.

Déjame saciar este deseo de ti
de apoderarme de tus placeres
que subyugaran mis noches
entre tu cabello y tus deseos

Saciaré esta hambre de tu piel
desprenderé el bálsamo que llene
mis ensoñaciones de recorrer
tu cuerpo en mi lecho de musgos.

Dejaré que mi intelecto colapse entre tus brazos
y me lleve a ese mundo que solo tu creaste
para poder encontrarnos en la intimidad
de nuestros cuerpos y dejarnos llevar.

En la marea de los deseos y pasión
que enciende mis entrañas al encontrar
tu cuerpo entre mis brazos gitanos
entregándote mi amor y desvelo.

José Flores.
8/6/12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario