Páginas vistas en total

domingo, 24 de abril de 2011

Destino

He cruzado en múltiples ocasiones,
El árido camino de la soledad,
Había resuelto mi vida en conocer,
Recorrí fronteras en busca,

Más nunca entendí en su momento,
Que exactamente estaba buscando,
Hasta que un día inesperadamente,
Cruzaste frente a mi camino,

Entonces la aridez de mi destino,
Se vio confrontada con tu humedad,
Con tu esencia terrenal,
Humedeciendo mí destino.

El polvo que alguna vez caminaba,
Se convirtió en mares de pasto,
Donde comenzaron a florecer,
Pensamientos de un mundo conjunto.

En ese momento mi soledad,
Se torno obsoleta, inútil,
Tu alegría crispo mi aburrimiento,
Llenando de luz mi oscuridad,

Mis ojos nuevamente iluminados,
Llenaron de más vida tu vida,
Haciendo por un lado el pasado,
Convirtiéndolo en sal,

      Formando con ella la arena,
De nuestra playa sueno
      Para descansar nuestra desnudez,
Y llenarnos día a día.

José Flores

No hay comentarios:

Publicar un comentario