Páginas vistas en total

jueves, 21 de abril de 2011

La Ducha...

Ah, que delicioso es poder besar tu espalda
dentro de la ducha, con agua calientita,
recorrer con mi lengua el contorno de tus senos,
sentir como tu piel se eriza, al sentir el roce de mis dedos ,
acariciarla sin medida.

Lleno mis besos con tus labios carmesí,
que escurren sus emociones de cama,
al despertar en el alba.
Déjame tomarte de sorpresa,
llevándote a un sito que he construido para ti,
en este torbellino de amor.

Ah, amor mío,
ven siente con tus manos como mi piel te exige,
como mis pensamientos se desbordan
sobre tus labios íntimos, besándolos vehementemente, 
sintiendo como el  tiempo se paraliza. 

Siente mis manos… abarcando tu cuerpo en éxtasis ,
lleno de pasiones encendidas, 
ven y tómame… 
siente mi erección animal que vibra sobre tus glúteos,
desencadenando tus temblores de afrodita.

Ah, qué sensación tan deliciosa,
poder albergar tu cuerpo mojado en mis brazos,
deslizar con las pompas de jabón
mis caricias y mis labios,
entre tus piernas que se excitan

tus mieles segregan la pasión sin medidas
dejando que los espacios de tiempo
acompañen los gemidos de nuestro amor
que se fuga entre el liquido de la tina

Siente amor mío mi virilidad,
siente como se ancla en tus carnes,
llenas de embates de mar,
hermosa sirena mía.

Tomas entre la blancura de tus manos
mis anhelos de poseerte esta mañana,
llénate de mis fluidos candentes
que solo tú sabes extraer de mi ser,
siente como estallan mis ardores, por ti.

Ven amada mía, vamos a besarnos
sin que el tiempo exija nada,
ya que nosotros somos quien  controla
el destino de nuestras almas y sensualidad.

José Flores.
4/21/11.
Te amo Aida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario